Beluga

Delphinapterus leucas
Otros nombres: 
  • Ballena blanca
Longitud máxima: 
  • Macho: 5,50m
  • Hembra: 4,30m
  • Al nacer: 1,60m
Peso máximo: 
  • Macho: 1.600kg
  • Hembra: Desconocido
  • Al nacer: Desconocido
Dieta: 
  • Peces (arenque, salmón, bacalao)
  • Calamares
  • Crustáceos (langostinos, camarones y cangrejos)
Estimación poblacional: 
150.000
Categoría UICN: 
NT (Población de Cook Inlet CR)
Apéndice CITES: 
II
Apéndice CMS: 
II
Clasificación: 

La Beluga ha sido muy estudiada. También ha sido muy explotada en décadas pasadas, cazada como alimento y capturada para exhibiciones. Su piel blanca brillante la vuelve fácil de ver contrastando con el oscuro océano, pero también le permite mimetizarse con los bloques de hielo flotantes. Esta coloración también hace que sea difí­cil de confundir con otras especies, sólo los juveniles de Narvales pueden ser confundidos con juveniles de Belugas, pero el adulto acompañante hace fácil su identificación. El Narval y la Beluga conforman la familia Monodontidae.

Morfologí­a: 

La crí­a de Beluga nace gris oscura, algunas veces con un matiz azulado o amarronado que se vuelve más claro con la edad. Se torna blanco puro entre los 5 y 12 años de edad. El adulto de Beluga algunas veces tiene un matiz amarillento causado por un crecimiento posterior de diatomeas sobre su cuerpo, aunque esta coloración se pierde durante la muda en el verano -evento inusual para los cetáceos. El cuerpo es robusto, envuelto en una gruesa capa de blubber (capa de grasa subcutánea) para protegerlo de las temperaturas árticas. Este blubber frecuentemente forma gruesos pliegues a lo largo de los flancos y vientre. Este animal tiene un pico corto y melón grande y bulboso. La Beluga puede cambiar la forma de su melón así­ como también la forma de su rostro para producir un impresionante rango de vocalizaciones. Siendo uno de los cetáceos que más vocaliza, las Belugas ganaron el nombre de "canario marino" otorgado por los antiguos marineros. En realidad, las vocalizaciones de la Beluga pueden ser frecuentemente oí­das por encima del agua e incluso a través del casco de los botes. Las Belugas y los Delfines del Irrawady son los únicos cetáceos que pueden alterar significativamente sus expresiones faciales, apareciendo los labios redondeados cuando producen ciertos sonidos. Las vértebras del cuello no están fusionadas como en la mayorí­a de los cetáceos, lo que les otorga mucha mayor flexibilidad. En lugar de una aleta dorsal, la Beluga posee una cresta dorsal baja. Tiene una piel muy gruesa y fuerte, especialmente alrededor del melón, el cual usa para quebrar la superficie del mar congelada al salir a respirar. El borde posterior de la aleta caudal es convexo más que cóncavo, como en la mayorí­a de los cetáceos y el borde posterior de las pequeñas y redondeadas aletas pectorales se curvan hacia arriba en los machos, mientras que permanece chato en las hembras.

Comportamiento: 

Las Belugas pueden producir un amplio rango de sonidos y tienen un sofisticado sistema de sonar que pueden usar para maniobrar en aguas muy poco profundas. Frecuentemente pueden sobrevivir a los varamientos hasta la próxima marea si no son atacadas por predadores. Raramente saltan, pero suelen realizar espionajes y golpes de cola y muestran curiosidad alrededor de embarcaciones. Se las encuentra en aguas árticas y subárticas, tanto en aguas costeras y estuarios como en aguas abiertas. Algunas veces viajan cientos de kilómetros rí­o arriba en los meses de verano para alcanzar las áreas de crianza. En los últimos años se han incrementado los reportes de individuos solitarios de esta especie.

Distribución: 

Las Belugas se distribuyen en latitudes altas del Hemisferio Norte, desde la costa oeste de Groenlandia hacia el oeste hasta Svalbard. También pueden encontrarse poblaciones residentes en la Ensenada de Cook (Alaska) y en el sistema fluvial del San Lorenzo (Canadá). Las Belugas han sido capturadas por siglos. Muchas son aún cazadas tanto para alimento como para exhibición en instalaciones de cautiverio. Pueden quedar atrapadas en el hielo, lo que puede causarles la muerte y algunas veces tornarlas presas fáciles para los Osos polares los que, junto con las Orcas son sus principales predadores naturales. Las amenazas antrópicas incluyen la exploración y extracción de petróleo y gas, desarrollos hidroeléctricos, contaminación, reducción de presas, bycatch y cambio climático. Algunos estudios sugieren que los contaminantes pueden causar un incremento en las enfermedades y problemas en el funcionamiento del sistema inmunológico, teniendo los individuos que residen en el Golfo San Lorenzo concentraciones tan altas de contaminantes quí­micos que son tratados como desperdicio tóxico cuando mueren. La CBI actualmente reconoce 29 stocks de manejo de Belugas. UICN clasifica la especie como Casi Amenazada (2008), aunque la población de aproximadamente 300 individuos de Cook Inlet en Alaska es clasificada como En Peligro Crí­tico.

Mapa de la distribución: