Delfí­n chileno

Cephalorhynchus eutropia
Otros nombres: 
  • Delfí­n negro
  • Tunina de vientre blanco
Longitud máxima: 
  • Macho: 1,70m
  • Hembra: 1,70m
  • Al nacer: 1,00m
Peso máximo: 
  • Macho: 63kg
  • Hembra: Desconocido
  • Al nacer: Desconocido
Dieta: 
  • Peces (incluyendo sardinas, anchoas, juveniles de salmón)
  • Calamares
  • Crustáceos
Estimación poblacional: 
Desconocido
Categoría UICN: 
NT
Apéndice CITES: 
II
Apéndice CMS: 
II
Clasificación: 

Al igual que otros cetáceos, los Delfines chilenos se vuelven negros después de la muerte. Llamado antiguamente "Delfí­n negro", el Delfí­n chileno era poco conocido, por lo que el nombre se debí­a a la escasez de observaciones en la naturaleza. Los pescadores locales los conocí­an ya que los cazaban para ser usados como carnada y alimento. A pesar de ser actualmente una actividad ilegal, se piensa que esta práctica continúa, aunque en números reducidos.

Morfologí­a: 

El Delfí­n chileno es uno de los cetáceos más pequeños del mundo. Tiene un cuerpo pequeño y robusto, con una cabeza cónica, frente de pendiente leve y sin pico. Posee entre 58 a 68 pequeños y puntiagudos dientes en el maxilar superior y 58 a 66 en el inferior. La aleta dorsal es baja y redondeada, las aletas pectorales son pequeñas y también redondeadas y posee una muesca en el centro de su aleta caudal. Las aletas caudal y dorsal tienen el borde posterior cóncavo. El cuerpo es gris, con un melón gris claro y la parte inferior de la mandí­bula oscura se extiende hacia una banda negra en las aletas pectorales. Posee también una banda negra diagnóstica que se extiende desde el espiráculo hasta justo por encima del ojo y tiene una garganta blanca y un parche blanco detrás de cada aleta pectoral. El vientre es blanco con un parche gris alrededor de la hendidura genital, el que varí­a entre ambos sexos. En la naturaleza, puede confundirse con la Marsopa de anteojos o la Marsopa espinosa, pero la ubicación de la aleta dorsal y la forma redondeada en la parte superior de la misma son caracterí­sticas distintivas, lo que llevarí­a a una indentificación correcta de la especie.

Comportamiento: 

Existe poca información sobre el comportamiento de esta especie, pero ha sido descrita como tí­mida, difí­cil de aproximar y algo acrobática. Puede observarse en grupos de 2 a 15 individuos, aunque también se han encontrado concentraciones mayores. Tiene una forma peculiar de moverse: en cí­rculos o zigzag, que utiliza para arrear peces. Puede ser visto en asociación con el Delfí­n austral y, cuando está cazando, al igual que otras especies de delfí­nidos, frecuentemente se asocia con aves marinas en alimentación.

Distribución: 

El Delfí­n chileno, como puede deducirse de su nombre, es endémico de aguas frí­as, poco profundas y costeras, estuarios y canales de Chile, desde aproximadamente 33ºS hasta el extremo sur de Sudamérica. Parece preferir áreas con gran amplitud de marea y es frecuentemente hallado en las bocas de fiordos, bahí­as y, algunas veces, ingresando a los rí­os. También se lo encuentra en el Estrecho de Magallanes y canales de Tierra del Fuego. Las amenazas al Delfí­n chileno incluyen la cacerí­a para consumo y uso como carnada en la pesquerí­a de centolla y centellón. También sufre bycatch y degradación del hábitat. Las granjas de acuicultura y las redes anti lobos marinos restringen su rango de distribución natural, siendo también frecuentemente afectado por el tráfico de embarcaciones. La población total se desconoce pero se cree que es de sólo unos varios miles. UICN lo clasifica como Casi Amenazado (2008).

Mapa de la distribución: