Delfí­n nariz de botella del Indo-Pací­fico

Tursiops aduncus
Otros nombres: 
  • Delfí­n mular del Océano Indico
Longitud máxima: 
  • Macho: 2,70m
  • Hembra: 2,60m
  • Al nacer: 1,10m
Peso máximo: 
  • Macho: 230kg
  • Hembra: Desconocido
  • Al nacer: Desconocido
Dieta: 
  • Peces
  • Calamares
Estimación poblacional: 
6.000
Categoría UICN: 
DD
Apéndice CITES: 
II
Apéndice CMS: 
II (población de Arafura/Mar de Timor)
Clasificación: 

Originalmente, el Delfí­n nariz de botella del Indo-Pací­fico fue agrupado junto con el Delfí­n nariz de botella común considerándoselos la misma especie. Actualmente se los reconoce como dos especies separadas, aunque estrechamente relacionadas entre sí­. Esta especie continúa siendo blanco de capturas dirigidas en muchos sitios. El complejo comportamiento social de estos delfines en Shark Bay, en el oeste de Australia, fue extensamente estudiado, encontrándose que esta población exhibe una sociedad de tipo fisión y fusión, al igual que otros Delfines nariz de botella de ambas especies de Tursiops proveyendo, a su vez, el único ejemplo documentado del uso de herramientas en cetáceos ya que algunos miembros de esta población han sido observado llevando esponjas en su pico para protegerse de las espinas de los erizos de mar en su búsqueda de alimento en el fondo marino.

Como ocurre con muchas especies de ballenas, delfines y marsopas, la clasificación taxonómica puede ser un asunto complicado y discutido. Evidencia genética reciente proveniente de ADN mitrocondrial y microsatélites, por ejemplo, indica una divergencia evolutiva profunda entre los pequeños delfines costeros endémicos del sudeste de Australia y las dos especies de Tursiops actualmente reconocidas. En 2011, los científicos describieron esta "nueva especie" como Tursiops australis sp. nov., con el nombre común de 'Delfín Burrunan' en honor a la narrativa aborigen australiana, sin embargo hasta la fecha no ha habido una clasificación oficial reconocida por UICN.

Morfologí­a: 

El Delfí­n nariz de botella del Indo-Pací­fico es muy similar al Delfí­n nariz de botella común. Generalmente es un poco más pequeño y delgado que su primo común, teniendo un melón menos robusto y un pico más largo y fino el cual contiene más dientes. La aleta dorsal tiene una base más ancha y es falcada y proporcionalmente más alta que la del Delfí­n nariz de botella común. La coloración del Delfí­n nariz de botella del Indo-Pací­fico es también similar a la del común, variando de grisáceo a marrón claro, con un manto bastante más oscuro y vientre más claro. Algunos individuos tienen manchas en sus vientres, las cuales son variables entre los individuos y se incrementan con la edad. Los juveniles son más oscuros y uniformes con muchas menos manchas. Puede llegar a confundirse con el Delfí­n nariz de botella común donde sus rangos de distribución se superponen, pero también se lo confunde con el Delfí­n moteado del Pací­fico y el Delfí­n jorobado del Indo-Pacífico.

Comportamiento: 

El comportamiento es semejante al del Delfí­n nariz de botella común. Estos delfines son curiosos y muy inteligentes, son predadores con gran capacidad de adaptación, capaces de resolver problemas, utilizar objetos como herramientas y exhibir cierta flexibilidad en cuanto a la disponibilidad de presas. Muy sociables y activos en superficie, los Delfines nariz de botella son a menudo vistos saltando fuera del agua, surfeando en la proa de las embarcaciones y jugando con peces, algas o basura oceánica. Generalmente forman manadas de 5 a 15 individuos, aunque pueden ser avistados en grupos de cientos de ellos. Forman grupos mixtos con el Delfí­n nariz de botella común y con el Delfí­n jorobado del Indo-Pací­fico.

Distribución: 

Los Delfines nariz de botella del Indo-Pací­fico se encuentran en aguas tropicales y templadas de los océanos Índico y Pací­fico Occidental, casi exclusivamente sobre la plataforma continental y parecerí­an preferir aguas poco profundas costeras a lo largo de su rango de distribución. Los delfines de esta especie son aún cazados en Japón y en otros lugares, ya sea para cautiverio o para consumo humano. La mortalidad accidental causada por el enmalle en redes de pesca es también un problema importante para esta especie, al igual que la contaminación quí­mica y otras formas de degradación de hábitats costeros. A su vez, son hostigados por el tráfico de barcos y la observación turí­stica comercial de delfines, así como también por la captura de ejemplares vivos para ser exhibidos en acuarios. UICN clasifica a esta especie globalmente en la categorí­a Datos Insuficientes, sin embargo, muchos ejemplares costeros sólo existen en poblaciones relativamente pequeñas y aisladas, pudiendo ser estos grupos especialmente vulnerables.

Mapa de la distribución: