Skip to content
All news
  • All news
Japan is leaving the Whaling Commission to start commercial whaling – and it is a big deal

Japan is leaving the Whaling Commission to start commercial whaling – and it is a big deal

On 26 December 2018, the Japanese government announced its withdrawal from the International Whaling Commission...
Belugas a Bordo

Belugas a Bordo

SEA LIFE TRUST y WDC, han anunciado que la aerolínea europea líder en transporte de...
A new opportunity to stop Japan’s whaling?

A new opportunity to stop Japan’s whaling?

Last Wednesday, the European Parliament voted ‘yes’ to the EU-Japan free trade agreement (or Economic...
No EU-Japan trade agreement unless Japan stops whaling!

No EU-Japan trade agreement unless Japan stops whaling!

When we launched our campaign in March 2016, calling on the EU to make whaling...

Salame elaborado con Carne de Ballena embargado en Aeropuerto de Nueva Zelandia

De acuerdo con reportes de Nueva Zelanda, oficiales de regulación sanitaria confiscaron en el aeropuerto de Auckland un salame producido con carne de ballena. Dicha carne le fue confiscada a dos viajeros neozelandeses que la habían comprador como recuerdo en Noruega.

Los oficiales expresaron preocupación por posibles enfermedades en la carne. También se formularon dudas sobre si este ítem es ilegal en el marco de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), el cual prohíbe la importación de especies protegidas internacionalmente.

En 2011 una investigación encubierta realizada por WDCS y AWI reveló que en Islandia se vendía abiertamente carne de ballena envasada para exportación en el área de partidas del aeropuerto de Keflavic a los viajeros quienes, en caso se realizar la compra, se arriesgaban a ser arrestados por violar la legislación de CITES. La operación dirigida por WDCS llevó a que se quitara de la venta la carne en el aeropuerto y se emitieran advertencias por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido entre otros gobiernos a turistas para que no se arriesguen a violar leyes internacionales trayendo carne de ballena al regresar de viaje de Islandia.