Skip to content
All news
  • All news
Japan is leaving the Whaling Commission to start commercial whaling – and it is a big deal

Japan is leaving the Whaling Commission to start commercial whaling – and it is a big deal

On 26 December 2018, the Japanese government announced its withdrawal from the International Whaling Commission...
Belugas a Bordo

Belugas a Bordo

SEA LIFE TRUST y WDC, han anunciado que la aerolínea europea líder en transporte de...
A new opportunity to stop Japan’s whaling?

A new opportunity to stop Japan’s whaling?

Last Wednesday, the European Parliament voted ‘yes’ to the EU-Japan free trade agreement (or Economic...
No EU-Japan trade agreement unless Japan stops whaling!

No EU-Japan trade agreement unless Japan stops whaling!

When we launched our campaign in March 2016, calling on the EU to make whaling...

Primera matanza de la temporada en Taijí, Japón

Luego de la captura de alrededor de 30 Delfines nariz de botella para ser utilizados en espectáculos en cautiverio y acuarios, el 12 de septiembre tuvo lugar la primera matanza de esta nueva temporada de cacería en Japón cuando 18 Delfines calderones fueron matados por su carne.

Las cacerías dirigidas de delfines, también conocidas como ‘pesquerías dirigidas’ tienen lugar cada año entre septiembre y abril en la localidad costera de Taiji. Las cacerías dirigidas también están permitidas en la localidad de Futo, donde no han tenido lugar desde 2004. Durante estas cacerías los delfines son encerrados en el mar por medio de botes a motor y luego se los arrea hasta acorralarlos en aguas poco profundas donde son atrapados con redes, arrastrados detrás de toldos y luego se los mata o se los mantiene con vida para ser vendidos a la industria del cautiverio.

Cada aspecto de estas cacerías es extremadamente cruel, desde que se los guía desde mar abierto –en un extenuante viaje que puede separar madres de crías y otros grupos familiares– hasta ser confinados en una ensenada cerrada con redes donde los delfines son matados crudamente. Fruto de estas cacerías dirigidas, en 2012 se mataron cerca de 900 delfines para obtener su carne y 247 fueron tomados con vida para la industria del cautiverio.

Se los mata por su carne o en una especie de ‘control de plagas’ al considerar que los delfines compiten con las pesquerías locales; con frecuencia se los mantiene encerrados por días antes de matarlos mediante métodos que no cumplen siquiera los mínimos estándares internacionales de bienestar animal.

Si bien el mes de septiembre es considerado un mes sólo para capturar Delfines nariz de botella, que son el foco de interés de instalaciones de cautiverio, seguramente se matarán otras especies. Las cuotas establecidas (cantidad de delfines que las autoridades de Japón establecen como límite de estas matanzas) son de 2.103 delfines sólo en Taijí para la temporada 2013-2014. De este total, pueden matarse 600 Delfines nariz de botella junto con cientos de otras especies: Delfines listados, Delfín moteado del Pacífico, Delfín de Risso, Delfines de flanco blanco del Pacífico, Falsas orcas y Delfines calderones de aleta corta.