Skip to content
All news
  • All news
Japan is leaving the Whaling Commission to start commercial whaling – and it is a big deal

Japan is leaving the Whaling Commission to start commercial whaling – and it is a big deal

On 26 December 2018, the Japanese government announced its withdrawal from the International Whaling Commission...
Belugas a Bordo

Belugas a Bordo

SEA LIFE TRUST y WDC, han anunciado que la aerolínea europea líder en transporte de...
A new opportunity to stop Japan’s whaling?

A new opportunity to stop Japan’s whaling?

Last Wednesday, the European Parliament voted ‘yes’ to the EU-Japan free trade agreement (or Economic...
No EU-Japan trade agreement unless Japan stops whaling!

No EU-Japan trade agreement unless Japan stops whaling!

When we launched our campaign in March 2016, calling on the EU to make whaling...

La flota ballenera japonesa zarpa semanas después del veredicto de la Corte Internacional

La flota ballenera ha dejado el puerto bajo férreas medidas de seguridad para comenzar la primera cacería desde que la Corte Internacional de Justicia (ICJ por sus siglas en inglés) ordenara a Japón dejar de cazar ballenas en la Antártidael mes pasado.

En el verano de 2013 el gobierno de Australia llevó a Japón a la Corte intentando exponer la verdadera naturaleza del programa de investigación llamado “científico” bajo el cual ha matado previamente más de 7.000 ballenas en la Antártica. Durante las audiencias, representantes del gobierno de Australia describieron cuán inútil es la cacería de ballenas japonesa en términos científicos.

El mes pasado la ICJ –principal arma judicial de las Naciones Unidas– emitió su veredicto sobre el caso. La corte condenó la ‘cacería científica’ en la región Antártica y le ordenó detenerla por tratarse de cacería comercial de ballenas disfrazada de investigación.

A pesar de que el gobierno de Japón declaró que aceptaría la decisión, pareciera que sus otras cacerías no serán detenidas. Ahora han partido cuatro embarcaciones desde el pueblo pesquero de Ayukawa en el noreste, dando comienzo al programa de cacería costera de ballenas de esta temporada.

El gobierno de Japón no parece haber logrado revisar todas las implicancias del veredicto de la ICJ y su aplicabilidad extensible a otras formas de la llamada ‘cacería científica’.